Saltar al contenido

Como Afilar Brocas

Como afilar una broca de desbaste

Afilar tus brocas a mano muchas veces puede resultar una labor un tanto complicada, pero es necesario hacerlo, ya que con cierto uso y bajo ciertas condiciones, estas suelen perder el filo y dejar de trabajar con precisión y exactitud, por esta razón, te traemos hoy unos buenos consejos e información de utilidad para el momento en que decidas afilar tus herramientas por tu cuenta.

Qué Puedo usar para Afilar Brocas Gastadas

Pues bien, antes de irte de golpe a renovar tu herramienta, debes saber que, aunque existen algunos métodos para hacerlo, la mejor manera de afilar tus brocas sin tener mayor problema es haciendo uso de los esmeriles de banco, estas increíbles herramientas indispensables en un taller, te permiten afilar y remover material no deseado de forma rápida y sencilla.

Aunque es posible hacerlo a pulso, es cierto que hay que tener cierto cuidado con tu esmeril, tomando en cuenta que este trabajo no te saldrá perfecto al primer intento y requiere de un poco de práctica y adiestramiento con tu amoladora de banco para poder resultar en una obra perfecta.

Cómo Afilar una Broca

Como afilar una broca con un esmeril de banco

Para comenzar es importante que la broca se encuentre en el ángulo correcto, este trabajo se facilita haciendo uso de una plantilla, si no la tienes puedes hacerla tú mismo.

El primer paso será introducir la broca dentro de la plantilla, logrando que la punta sobresalga levemente, asegurándote también de que la broca quede perfectamente ajustada, ya que si se mueve durante el proceso de afilado se perderá todo el trabajo. Luego de esto deberás colocar la punta de la broca cerca de tu esmeril de banco sin presionarla contra este hasta encenderlo.

El segundo paso es comenzar a afilar tu broca, puedes encender la amoladora de banco y empezar a presionar levemente la broca contra el disco de este con una mano, mientras con la otra mueves la plantilla hacia adelante y hacia atrás según sea tu conveniencia.

Como afilo una broca con una amoladora de banco

Deberás ir girando levemente la broca en sentido de las agujas del reloj mientras la vayas afilando, también es importante que los bordes queden tan simétricos como te sea posible.

El tercer paso es, sencillamente, utilizar agua para ir enfriando la broca si esta se calienta demasiado. El material de la broca cambia sus propiedades físicas al calentarse, por lo que deberás ir remojando en agua la punta de la misma cada cierto tiempo si crees que debes afilar demasiado, de lo contrario, el trabajo solo te durará unos minutos.

El cuarto y último paso consiste en probar tu broca una vez hayas terminado de afilarla, de esta forma puedes asegurarte de que esté funcionando perfectamente.

Conoce el Ángulo Perfecto para Afilar una Broca

Es de vital importancia que tu broca se encuentre en el ángulo perfecto con respecto al esmeril de banco al momento de afilarla, este pequeño detalle puede suponer la diferencia entre la pérdida o recuperación de tu herramienta, así que mantente atento a esto.

El ángulo de la punta de tu broca necesariamente debe ser de unos 118 grados, de la misma manera, cada cara de la punta de la broca debe inclinarse hacia abajo unos 12 grados, como explicamos anteriormente, este proceso se hace mas sencillo mediante el uso de una plantilla.

Cómo Puede Perder Filo una Broca | Consejos para Alargar su Vida Útil.

Como se afilan las brocas

Existen diferentes razones por las que tu herramienta puede perder el filo, no hay una específica, la buena noticia es que tienen recuperación y es posible prolongar su utilidad mediante el uso de algunos trucos, además de un celoso cuidado y mantenimiento. A continuación, te presentamos algunas de las causas más comunes.

  • El material a cortar es muy duro: Suele pasar que el material a cortar es casi tan duro como el material de la broca e incluso más, esto sin duda alguna dará como resultado el desgaste inevitable de la broca, por ello es importante identificar el material a trabajar para saber que tipo de broca usar.
  • Calentamiento excesivo: El material con el que están hechas las brocas tienen sus características físicas y químicas, las cuales se ven alteradas al exponerse al alcanzar altas temperaturas por la fricción mientras son utilizadas. La mejor solución para esto es remojarlas en agua constantemente evitando que se calienten.
  • Presión excesiva sobre la broca: Nunca debes aplicar demasiada presión a la broca sobre el material que estas trabajando, esto forzará las capacidades de tu herramienta provocando un sobre calentamiento de la misma, y ya sabes cuales son las consecuencias. Lo ideal es que apliques una presión acorde al material que estas perforando y al tipo de broca que estas utilizando.

Cuidando celosamente todos estos puntos que acabamos de explicarte lograras de forma muy satisfactoria alargar la vida de tu broca, esto puede traducirse en un ahorro de dinero al no tener que comprar remplazos constantemente.

Recuerda también que el filo de las brocas nuevas suele durar más que el de las que han sido afiladas por ti mismo, por lo que una vez que pierdas el filo inicial, la broca tendrá un desgaste un poco más rápido.

Esperamos que este artículo te haya sido de mucha utilidad, la idea es que puedas economizar en la mayor medida posible los gastos en tus talleres, haciendo un uso adecuado de tus herramientas y aplicándoles un efectivo mantenimiento por tu cuenta.